LA ANTIGUA CASA ROMANA Y SU RESPUESTA AL CLIMA

Posted on Actualizado enn

LA CLASICA CASA ROMANA

 

 

  • La entrada y el corredor de acceso (fauces): normalmente desde la entrada a la casa se podía ver parte del interior de la misma. La entrada podía estar decorada por mosaicos como es el caso de la conocida como Casa del Fauno de Pompeya que tenía uno en el umbral de la casa donde se exclamaba “have“, es decir, “bienvenido”. También podemos encontrarnos con mosaicos en los que aparecían representados perros guardianes con la expresión “cave canem“ (“cuidado con el perro”) que tendrían la finalidad de avisar al visitante de que el lugar se encontraba vigilado. En ocasiones, este corredor podía tener bancos donde se hacía esperar a las visitas antes de ser recibidas por el propietario en el interior de la casa. Había casas que, junto a la entrada, contaban con una serie de dependencias que daban a la calle y que servían como tabernae y officinae.
  • Patio central (atrium): en torno al cual se repartían una serie de dependencias (cubiculatriclinium, etc.) y podemos decir de él que era el “centro de la casa romana”. Este patio estaba techado excepto la parte central (compluvium) desde donde entraba el agua de la lluvia que caía en una pila central (impluvium) y se almacenaba en una cisterna en el subsuelo. Este patio formaba parte del área accesible para todos los invitados y contaría con biombos de madera, puertas, cortinas y persianas que ocultaban las dependencias privadas de la domus. Lamentablemente estos objetos no se han conservado ya que estaban fabricados con materiales perecederos. En esta estancia se solía colocar el lararium, altar destinado a los dioses larespenates, divinidades protectoras del hogar y la familia, donde se llevaba a cabo el culto familiar dirigido por el pater familias. Este altar podía ser un pequeño nicho en la pared, a veces podía tener la forma de un templo en miniatura. En este espacio también se solían exhibir las estatuas de los antepasados de la familia (maiorum imagines).
  • La cocina (culina):  no había un lugar fijo para su ubicación, aunque frecuentemente la cocina podía estar situada en una de las dependencias que se repartían en torno al atrium. Se trataba de una estancia bastante modesta y pequeña, con fogones, de albañilería o portátiles, y mesas para la elaboración de los alimentos. A veces, podía contar con agua corriente por lo que, junto a ella, también se encontraban los retretes y los baños.
  • Las habitaciones (cubila): Como ya hemos dicho, las habitaciones (cubicula) estaban alrededor de este patio junto con una sala que tenía la función de comedor (triclinium). Las cubiculapodían ser habitaciones destinadas tanto a los propietarios como a los esclavos que formaban parte del servicio doméstico. Las habitaciones eran pequeñas, sin ventanas y poco luminosas, con la finalidad de mantener fácilmente el calor.
  • El comedor (triclinium): a menudo eran los espacios más elaborados de la casa ya que en ellos se celebraban banquetes en los que se recibía a los invitados. Los comensales se reclinaban sobre divanes, realizados en piedra o en madera, siguiendo un determinado orden y situados alrededor de la mesa. Los utensilios de la vajilla eran muy variados (platos, cuencos, fuentes, jarras, etc.) y dependían del poder económico del propietario (algunos contaban con vajillas de plata aunque era más común las vajillas de bronce, cristal y cerámica). En algunas casas había un tricliniumal aire libre, situados en los jardines, para la época de buen tiempo. La decoración de estas estancias era muy cuidada, en algunas de ellas contaban incluso con textos como en la conocida Casa Moralista de Pompeya donde se puede leer en los muros del triclinium una serie de recomendaciones para los comensales:

El agua limpia los pies, y tras ello, un esclavo los secará; un paño cubre los divanes, ten cuidado y no los manches. Mantén tu lujuriosa mirada alejada de la esposa de otro hombre; tu boca debería ser decente. Evita los conflictos y rechaza los enfrentamientos si puedes; si no, vete a tu propia casa” (CIL IV 7698a-c).

  • Sala principal (tablinum): situada en uno de los extremos del atriumy frente a la puerta de acceso a la casa, solía estar ubicada entre el atrium y el peristilo. La funcionalidad de esta dependencia era de despacho o sala de trabajo del pater familia.

 

Jardín porticado (peristylum): patio abierto a un jardín que también tendría a su alrededor otras estancias privadas. Eran frecuentes tanto en las casas grandes como pequeñas, habiendo algunos ejemplos en los que cuentan con pinturas murales. Los jardines solían tener parterres, estanques, fuentes, canales, esculturas, etc. junto con una gran variedad de plantas (por ejemplo las adelfas y flores olorosas como las rosas y las violetas).

Otras estancias: algunos propietarios ricos podían construirse sus propias termas privadas como puede verse en la conocida Casa de Menandro de Pompeya.  A veces, estas casas tenían un segundo piso construido por problemas de espacio en la planta baja o para ser utilizado como viviendas de alquiler. Al mismo tiempo, en algunas casas podía haber espacios subterráneos o semisubterráneos con diferentes usos: salas de estar, despensas, bodegas, usos artesanales y producción de alimentos, etc. En las casas más grandes podemos encontrarnos también con áreas destinadas al servicio separadas del resto de la casa.

En la realidad, no todas las casa romanas podían cumplir con este modelo. Muchas de ellas se tenían que adaptar al espacio disponible, a veces con poca extensión, por lo que no se construían algunos de estos espacios o se modificaban los mismos en función de las posibilidades del terreno. Había otras variables que podían influir en su construcción, principalmente el estatus social y los recursos económicos de su propietario.

En cuanto a la decoración, las casas romanas solían estar adornadas con ricos mosaicos y pinturas murales. Los estilos decorativos, tanto de los frescos como de los mosaicos, fueron cambiando dependiendo de las modas imperantes en cada momento. Solamente los propietarios más ricos se podían permitir este tipo de decoración costosa y, a menudo, solía realizarse en las dependencias accesibles a los invitados como una forma de mostrar el estatus social y económico.

http://www.temporamagazine.com/la-vivienda-romana-caracteristicas-principales-de-la-domus/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s